Showing all 3 results

AAA076

USD $10.00USD $20.00

Arquitectura dominicana en proceso 2020

Hace ya tres meses de nuestro editorial de AAA075, dedicado a mostrar el trabajo de un número importante de fotógrafos profesionales de arquitectura, número sorprendentemente bien recibido por el público. Si bien augurábamos las dificultades que venían de la mano de esta pandemia del COVID 19, no pensábamos que tendría un efecto tan devastador en la sociedad y sus rituales socio económicos. Publicar una revista de arquitectura en estos tiempos se convierte en un acto de voluntad y fe en el futuro inmediato. Las prioridades son, sin duda alguna, otras. El mercado de la construcción e inmobiliario se ha resentido notablemente, y parece presentar dificultades imprevistas en su recuperación. Sin embargo, se sigue haciendo arquitectura… y mientras así sea, seguimos actuando como un espejo de la realidad, por ajena o extraña que esta sea. Parece mentira, pero si ha habido un tiempo en el que los arquitectos dominicanos hemos trabajado en ideas incluso de gran escala, este ha sido ahora. El cambio de nuevo gobierno en la República Dominicana, dirigido hoy por el Lic. Luis Abinader, ha despertado nuevas ideas, proyectos, planes, iniciativas, algunas de muy compleja articulación; no obstante, siempre es válido explorarlas e intentar su materialización. En estos procesos, los arquitectos siempre tenemos un apetito inagotable. 

El tema central de esta edición ha sido producto de la colaboración del Ing. Jesús Rosado -joven de 29 años, graduado en la PCMM- con AAA, autor por ya 5 años de una página de Instagram dedicada a presentar los avances de la nueva arquitectura en el país, llamada perfilurbanord. Su trabajo diario e incansable es ya reconocido por un centenar de seguidores, muchos de ellos arquitectos y profesionales que además de atender las provocadoras imágenes que aquí de divulgan, somos los mismos que proveen de material para el mantenimiento del sitio, con nuestros propios proyectos. La dinámica de Jesús ha logrado atraer a muchos de los colaboradores jóvenes en los despachos de arquitectura más laboriosos del país, quienes le suministran directamente imágenes y textos explicativos de sus propuestas desde muy temprano en su desarrollo. Son como se dice, noticias de última hora, que se actualizan gracias a la agilidad de este novedoso formato hoy dominante en el internet. perfilurbanord, al igual que AAA, se ha convertido en una especie de reflejo digital de la realidad arquitectónica dominicana actual. Nos interesó ofrecer una visión panorámica de lo que esta ocurriendo hoy en día, durante, o si se quiere, a pesar del COVID 19. La arquitectura sigue, y en consecuencia, debería ser capaz de incorporar nuevas soluciones a los problemas contemporáneos. Debería ofrecer al mercado lo que el mercado requiere de los promotores y de los numerosos clientes que no se detienen ante el impacto de la pandemia y mantienen las esperanzas vivas. La arquitectura se convierte entonces en una suerte de oración, de ruego inspirado en la posibilidad de un futuro mejor. 

Esta colección de proyectos no es ni remotamente completa. Sabemos de varias iniciativas que no han podido ser incorporadas a la edición por varias razones; conocemos de un concurso cerrado para la nueva sede de la Embajada Italiana en Santo Domingo, al cual no hemos podido acceder, ya que su entrega fue muy reciente. Otro concurso de reciente realización es el proyecto privado Arrecifes, un desarrollo urbano y de uso mixto situado en el borde norte de la autopista de las Américas. Se ha reseñado el mismo con los tres participantes que acudieron a la fase final de la convocatoria en nuestra sección Caribbeana. Sabemos de muchos proyectos inmobiliarios, algunos de enorme escala, que se están articulando en el momento; uno de los territorios más apetecibles es el de Santo Domingo Este, distrito municipal de gran extensión que inicia en estos años su proceso de formalización urbana después de varias décadas de transformaciones de un asentamiento informal a una entidad 

AAA 0 7 6 / 4 

administrativa cabal. Las necesidades de equipamiento de este populoso sector -tan poblado o más que el Distrito de Santo Domingo Central- le convierten en blanco de iniciativas de desarrollo inmobiliario muy racionales e inevitables. 

Ahora bien, como es la arquitectura de hoy? A que patrones responde? Cual es su intención estilística? Si hay algo evidente es el abandono absoluto de los patrones propios del posmodernismo endémico que pobló en gran medida las ciudades desde los inicios de los 80s hasta hace pocos años. La naturaleza del diseño hoy esta centrada en aspectos tales como la geometría abstracta, la tectónica de materiales naturales o de aspecto poco cosmético, los principios de una sostenibilidad aparente -pocas veces real debido a la mala interpretación del concepto-, y a una idea mucho más coherente de la arquitectura como conformadora de los espacios urbanos. No nos parece todavía presente ningún tipo de acercamiento a una arquitectura pospandemia; los principios y las fórmulas siguen siendo los que vienen siendo desarrollados desde hace un par de años. 

De la pluma del Ing. Jesús Rosado, integramos estos comentarios: 

Siendo uno de los segmentos con mayor aporte a la economía, el sector de la construcción ha mantenido un ritmo acelerado y dinámico en los últimos años; este dinamismo ha dado oportunidad a que la arquitectura se diversifique y explore nuevos estilos en el país, ofreciendo propuestas arquitectónicas llamativas y de gran valor. 

Riqueza arquitectónica y sensibilidad urbana 

Este repunte del sector, no solamente ha respondido a una necesidad inmobiliaria, también ha servido al enriquecimiento arquitectónico de nuestras ciudades, con edificaciones que se diseñan para la ciudad y su entorno. En las nuevas propuestas que surgen en ciudades como Santo Domingo y Santiago, se ha visto una tendencia de darle un mejor tratamiento al espacio público, logrando mejor integración e interacción con el contexto urbano. 

Pero no sólo en los dos principales centros urbanos del país es que se está construyendo importantes obras arquitectónicas, también se ha visto una intención de innovación en otros pueblos del interior y zonas turísticas como Jarabacoa y Punta Cana. En estas nuevas propuestas que van desde viviendas privadas hasta edificios multipisos, podemos ver como los arquitectos logran diseños simples pero atractivos, incorporando una variedad de materiales que incluyen en su gran mayoría elementos locales, agregando una riqueza en texturas. 

El uso mixto como nueva tendencia en los centros urbanos 

El uso mixto se ha convertido en tendencia en los principales centros urbanos de Santo Domino y Santiago, esto para dar respuesta al gran dinamismo que se ha generado en estos espacios altamente densificados, donde tiempo atrás sólo se construían edificios residenciales, con sus plantas bajas amuralladas, que impedían toda interacción con la ciudad. Cada vez más surgen propuestas de edificios residenciales, donde en su planta baja se destina un importante espacio para uso comercial, frecuentemente para restaurantes, consiguiendo con esto una mayor actividad económica y social para los sectores donde son desarrollados. También han aumentado la cantidad de proyectos que se desarrollan bajo en concepto “condo hotel”, una nueva modalidad de inversión inmobiliaria, que ofrece apartamentos de unidades pequeñas con una o dos habitaciones, dotando en su nivel máximo, amenidades propias de un hotel así como otros servicios complementarios. 

Gustavo Luis Moré / Jesús Rosado, coeditor 

AAA075

USD $10.00USD $20.00

AAA ZOOM 2020

La fotografía es parte integral de una revista de arquitectura. Posiblemente sea el elemento más consultado de la misma. Es frecuente escuchar que “los arquitectos no leen”. Algo que no es cierto, pero sí puede ser común. Tampoco escriben mucho. AAA ha mantenido sin embargo, una política proclive a entusiasmar a los colaboradores a describir sus obras por sí mismos, y a motivar a la redacción de una narrativa que nazca desde la práctica.

Aún así, el rol que desempeña la fotografía como traductora de las intenciones del proyecto no puede ser ocupado por ningún otro medio de comunicación, ni verbal, ni gráfico. La fotografía es lo más cercano a la realidad que puede alcanzar a la gran mayoría, a través del papel y más recientemente, de los formatos digitales. Para muchos, las fotografías de las grandes obras clásicas de arquitectura son lo más cercano que podrán estar a la obra en sí.

Es por esto que hemos estimado darle un lugar importante a la obra de estos artistas en este edición de AAA dedicada enteramente a representar su trabajo. Por primera vez resumimos en este primer AAAZOOM, la labor de más de una docena de fotógrafos internacionales de gran profesionalidad, estableciendo un número de páginas similar para cada uno. Los autores fueron invitados a someter unas 20 fotos, con la única condición de que los sujetos fueran obras hechas por el hombre: urbanismo, arquitectura, paisajismo, interiorismo… diversas escalas de un mismo fenómeno.

Recorrimos el inventario de profesionales con los que hemos tenido contacto en nuestra tenida como editores, con la sorpresa de contar con todos ellos de manera entusiasta e inmediata. Desde Madrid, Milano, Barcelona, Bogotá, Sao Paulo, y sobre todo, desde Santiago y Santo Domingo, en la República Dominicana, recibimos un volumen asombroso de imágenes que fueron depuradas por nuestra Chinel Lantigua, obedeciendo a un criterio absolutamente artístico, evidenciando la coherencia y a la vez la amplitud de la mirada de estos maravillosos artistas.

En algunos casos los autores han escogido temáticas particulares para presentar el elenco de sus imágenes. El catalán Adriá Goulá Sardá ha estado investigando la belleza detrás de las obras en proceso, particularmente en su estado bruto. El tema del brutalismo ha sido también visitado por el maestro brasileño Leonardo Finotti, quien elige este universo dentro de su foco fundamentalmente latinoamericanista. Los encuadres en los que predominan la geometría como elemento expresivo en la composición -caso de Gustavo José Moré-, o la siempre inspiradora atmósfera de un set -Guillermo Armenteros por ejemplo-, son otros instrumentos propios del lenguaje presente en la edición. Lo metafísico -en la potente obra de Luis Nova-; el sentido del vacío predomina a veces, -Piantini- al igual que lo contrario, la total ocupación del lienzo -Lambertus- con la claridad de un universo alucinado.

Gracias a la accesibilidad de los medios de captura digitales hoy existentes, la cantidad de fotógrafos se ha multiplicado enormemente. Igualmente, la arquitectura y sobre todo, los interiores, son objeto de frecuentes abordajes por fotógrafos dedicados a la crónica social, naturalista o folklorista. Esta edición pudo contar con decenas más de artistas que hoy operan y producen fotografía de calidad en la Rep. Dominicana.

Quisimos no obstante, presentar un recuento de aquellos que se han dedicado con mayor atención a servir al mercado de la práctica arquitectónica, ya sea contratados por los mismos autores de las obras, o por los diversos medios editoriales hoy existentes en el país. Es en este sentido, un primer recuento, pionero, de la labor de estos profesionales. Es nuestro interés producir, una vez cada dos años, otro ZOOM similar.

Esta edición ha permitido también la recolección de un buen número de imágenes producidas por el colectivo dominicano de fotógrafos de arquitectura -casi todos arquitectos- llamado Escritura en el Espacio. EE existe desde hace años en la escena local. Ha realizado múltiples muestras y exposiciones de sus miembros, en diversos locales. Nos pareció más que oportuno resumir su trabajo en un buen número de páginas, dedicando al menos una a cada autor. Mauricia Domínguez realizó el texto introductorio a esta sección especial de AAA075. Agradecemos al amigo Arq. Amado Hasbún haber servido de enlace y consejero durante esta gestión grupal.

Estos han sido los tiempos de la pandemia del COVID 19. Al momento de escribir estas líneas, el país se asoma a un tercer mes de encierro y distanciamiento social. Las dificultades inherentes a la producción de una edición de AAA en estas condiciones, nos motivaron a producir este ZOOM 2020 desde nuestras respectivas direcciones de trabajo. En esta ocasión, realizaremos un lanzamiento exclusivamente digital, a través de la plataforma ISSUU. Esperamos posteriormente tener la oportunidad de imprimir este maravilloso ejemplar.

AAA se ha hecho presente en la temática del COVID 19 a través de los artículos que aquí reproducimos de la pluma del colega Omar Rancier. Estimamos que si bien es cierto que esta pandemia tendrá un impacto sobre la arquitectura a nivel mundial, es todavía prematuro aventurarnos a adivinar cuales serán las movidas específicas que serán implementadas. No hemos querido especular al respecto. Ya veremos que pasa.
Decenas de seminarios online, webinars, mesas redondas y opiniones de “especialistas” han circulado con vehemencia durante todas estas semanas. Algunos artículos profesionales han sido esclarecedores respecto al momento particular que se está viviendo y a las oportunidades que estas circunstancias brindan para el futuro pensamiento del espacio público y el ambiente doméstico.

Desde nuestra perspectiva entendemos que, salvo las incorporaciones inmediatas de dispositivos de detección y control de enfermedades en puntos estratégicos de los edificios y de los espacios públicos, y las normas impuestas por el distanciamiento social, el impacto real de la pandemia en la arquitectura será lento en hacerse evidente. Como muestra tomemos la catástrofe de Septiembre 11 del 2001; las consecuencias de la misma en el espacio han sido pocas y localizadas. No ha habido una modificación estructuralmente importante en los ambientes. Pensamos que algo similar pasará en esta ocasión tambien.

Mientras tanto, lo más evidente es la baja en la dinámica del mercado inmobiliario de algunos bienes y la velocidad en la que éste podrá acelerarse de nuevo, si acaso lo logra sin mayores obstáculos. Confiamos en que una edición posterior recogerá este proceso y podremos documentar con casos específicos las iniciativas producto de esta difícil situación global.

Despedimos estas líneas dedicando la edición a dos protagonistas del diseño dominicano, perdidos durante esta pandemia: la elegante y talentosa Jenny Polanco, y el fértil e intenso José Ignacio Morales -El Artístico-. Esperamos que este inventario no crezca más…

Gustavo Luis Moré

AAA074

USD $10.00USD $20.00

Tiempos raros

Una de las tareas más críticas de un editor de revistas periódicas es evaluar las opciones a publicar en cada número. Muchas veces la selección obedece a una nueva realidad que debe ser razonada por el equipo editorial, verbalizada por el director y presentada de la manera más clara y sugerente al público. Otras veces se trata de una determinada mirada al contexto de actuación, descubriendo en él alguna narrativa importante de ser observada atentamente. Con frecuencia nos toca abordar hechos singulares, asociados a determinada tipología, o a escenarios cultural y geográficamente específicos; otras, nos toca hilvanar aspectos aparentemente disímiles provocando de alguna manera una mirada abarcadora y tolerante que sin embargo, al llegar a la última página parece adquirir cierta coherencia.

Intentamos crear un discurso conceptualmente lógico de cada edición. Incluso en las más eclécticas. Una revista no puede ser una colección indiferente de objetos y noticias recolectadas simplemente por su actualidad. Debe haber una cierta noción de pertenencia a un cuerpo intelectual regente del volumen completo. Idealmente la realidad permite escoger entre sus diversas manifestaciones, los hechos suficientes para ser enfocados temáticamente.

En este proceso el editor profundiza -o debería hacerlo- en los flujos críticos y construye un conocimiento que trasciende a la velocidad de los tiempos actuales. Este es el verdadero aporte de una publicación profesional como AAA.

Los tiempos actuales brindan una lectura muy difusa; producto de la fertilidad de los medios digitales de comunicación y las llamadas redes sociales, cada dia se distribuyen millones de imágenes y se escribe fugazmente sobre infinidad de temas relativos a la arquitectura y todos los campos del conocimiento humano. Uno de los aspectos más notables de este flujo inverosímil -por lo demás diseñable a nuestra medida individual- es su interés en la más disparatada paleta de temas: las ruinas de la prehistoria, la arquitectura colonial, los edificios modernos, las tecnologías paramétricas, la arquitectura de autor, los estudios académicos, etc, etc, etc… A diferencia de la cultura editorial de hace pocas décadas, no se enfoca un sólo tema, un solo estilo, si la palabra fuera válida en este contexto; coexisten todos los intereses, se construye una realidad alternativa acomodada a la curiosidad de cada usuario. Se habita el mundo desde un lugar en el que aparentemente “se vale todo”, se publican indistintamente y con la misma validez proyectos en Africa y en Europa, construídos en tierra y bambú y en titanio, proyectados en computadoras o dibujados exquisitamente a mano. La atención se enfoca en todo, cabe todo en la mochila, el discernimiento es posterior. Estamos ante la posibilidad de aprender de todos, y de valorar todo lo que ocurre en el mundo, siempre que sea accesible a través del internet.

Esto, paradójicamente, se me antoja bueno. Se permite una democratización del conocimiento antes imposible. Se accede sin fronteras al saber y a las vivencias humanas globales con una inmediatez pasmosa.

Ahora bien, significa esto que todo es críticamente aceptable? Cuales son los parámetros para medir la apropiatez de las propuestas? Son los designios de una arquitectura y un urbanismo sostenibles los únicos valores a tamizar? Es la estética por la estética -o el arte por el arte, se solía decir- un vehículo sobre el cual motorizar toda la arquitectura actual a nivel mundial? Donde quedan y quien establece los estamentos éticos sobre los cuales deben ser juzgada la nueva arquitectura? Lo cierto es que hoy en dia los límites se desdibujan. Coexisten la buena arquitectura histórica con la contemporánea más audaz, los estudios sobre la edilicia patrimonial como los dedicados a establecer criterios para la idoneidad de los esquemas ante las prerrogativas del clima; coexisten la arquitectura de autor junto a la vernácula; coexisten los temas del espacio público y de la arquitectura como pieza de configuración de un todo urbanístico cada vez más imprescindible. Ya hablar de la modernidad, del posmodernismo o de la deconstrucción parece ser un discurso vacío de contenido, referido solo a tendencias estilísticas históricas, obsoletas aunque incluyentes, referidas desde un hoy aestilístico. En fin de nuevo, se vale todo. Referimos al lector al lúcido artículo de Bruno Stagno presentado en esta edición titulado Pautas de diseño para la arquitectura tropical contemporánea, donde precisamente se plantea una visión de la arquitectura contemporánea basada en argumentos éticos ineludibles.

Esta edición ofrece un panorama amplio de enfoques. La sección Caribbeana ha resultado de especial vigor. Alex Martínez Suárez nos regala una segunda entrega de sus fotos arquitectónicas, con una Mirada Reciente de igual sorpresa y abandono. También en Caribbeana, se han recogido una serie importante de publicaciones de gran calidad sobre la arquitectura dominicana y del Caribe, reseñadas por Marcos A. Blonda o presentadas por quien escribe. Saludamos este nuevo cuerpo editorial y esperamos que la misma vitalidad pueda ser sostenida en el futuro próximo.

El capítulo de obras presenta varios rescates patrimoniales dignos de ser resaltados, algunos de manos de los equipos municipales -singularmente bien representados en estos años-, otros de la mano del Estado Dominicano o de la empresa privada. La polémica restauración de la hoy Catedral de Santa Bárbara ha sido muy alabada por el público, aunque muy cuestionada por los restauradores ortodoxos dominicanos, principalmente por el abarrotamiento de esculturas en fibra de vidrio que hoy adornan lo que fuera una iglesia parroqual barrial en el Santo Domingo de la colonia. Este tema de los restauros seguirá siendo ampliado en ediciones posteriores, debido al gran empuje que se ha impreso al Centro Histórico de Santo Domingo por medio del proyecto BID / MITUR.

Varias casas vacacionales de exquisita factura se presentan también en estas páginas, realizadas en diversos puntos del pais. Asimismo reseñamos 4 edificios urbanos en altura construídos recientemente en el Polígono Central, todos de atractiva presencia y buena calidad, con diversos abordajes en su proyectación. También del universo turístico es la propuesta de uno de los más fértiles arquitectos dominicanos, Sergio Escarfullery, para el ClubMed de Miches, desarrollando una estética a la vez familiar y novedosa, enriquecida con una serie de consultores internacionales que han trabajado al unísono para obtener un resultado atractivo y novedoso.

Mientras se escribe esto, el mundo se inaugura con la pandemia del Corona Virus. Ya varios países se encuentran tomando medidas extremas en el control de su población. La República Dominicana acusa pocos casos, aunque es de esperarse que aumentarán notablemente. No sabemos el impacto real que tendrá esta enfermedad sobre el planeta, ni cuales serán las transformaciones en los modos de operación normalmente llevados a cabo. Podemos suponer estrategias de nuevo cuño, pero en verdad, estamos acudiendo a la puesta en escena de unos tiempos raros, en los que no sabemos bien que ocurrirá. Escribir de Arquitectura seguirá siendo nuestro empeño, hasta que la realidad nos obligue a adoptar otros intereses. Ojalá que superemos pronto esta calamidad.

Gustavo Luis Moré